domingo, 3 de abril de 2011

Sigo enamorada de ti.

Ya está, esa es mi confesión del día.
Sigo queriéndote igual que siempre, ya sabes, como yo amo, como si no hubiese mañana.
He intentado, y continúo intentando, erradicar lo que me haces sentir. No lo consigo. Me da igual que suene cursi, infantil, adolescente. No me importa.
Ojalá pudiera cambiarte. Que tu sintieras lo mismo. Ojalá.
Supongo que es suficiente con eso. Con amarte sin que tu me ames. De momento es suficiente para mi.

¿Será suficiente para siempre?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada